Tarde por el Maigmó

Miércoles, 20 de julio 2011.

Aunque llevo encontrándome mal ya una semana y sin mejora aparente, he decidido meterme un buen tute de bici esta tarde, pero por un sitio que siempre tiene atractivo: El Maigmó.

Aprovechando que el día no ha sido caluroso para ser julio, y que el viento se ha calmado un poco después de dos semanas de apenas parar, a las 18:10 estaba en ruta.

He subido hasta Xirau por el carril bici y la vía de servicio y, una vez allí, he pensado un momento si bajar los 7/8 km de VV que hay hasta el inicio de la ascensión por la Xau, para luego bajar un poco y subir a las antenas, o si subía por asfalto por la carretera auxiliar y por la carreterilla del Maigmó. Como iba bastante justo de fuerza y ganas, me he decidido por la alternativa asfaltada, aunque cualquiera de las dos tiene tela.

Al poco de coger la carretera desde la rotonda, un cartel indica que se corta en el punto km 16. Pero, como no indica en qué punto km estamos, la verdad es que nos deja igual. Luego me he dado cuenta que debía ser por el desprendimiento de tierra que se ve desde la autovía y, efectivamente, así era, pero las bicis podíamos colarnos por un lado y he seguido sin problemas.

La subida a las Antenas se ha hecho dura, pero he subido de una manera diferente a la mía habitual. Como la verdad es que notaba que iba tocado y sin fuerzas, he puesto piñones muy grandes y, además, no me entraba el 27, por lo que he subido en 34-30 casi toda la ascensión. Sobre todo, la primera parte. Esos 2.5 km iniciales son devastadores.

Luego, desde el cruce con la subida al Balcón, la cosa suaviza y se disfruta más. A esas alturas ya se veía un tiempo cada vez más fresquito. La verdad es que había elegido esta tarde por estar nublado hacia aquella zona, pero lo que no me esperaba era que, conforme ascendía, hacía más frío que otra cosa.

La zona de las Casas de Planises, el Pou de Ne me encanta. Luego viene un espacio más abierto y menos bonito, con una cuesta inacabable, para entrar de nuevo en el bosque. Me encanta pedalear por aquí a última hora de la tarde cuando no es invierno, porque hace bastante frío.

Ya cerca de llegar a las Antenas, en una zona que ya tengo controlada, he escuchado lo que suponía que eran pezuñas de arruis en movimiento y, efectivamente, al detenerme, he visto que un grupo enorme se ha parado igualmente a mirarme. He podido sacar el mvl sin que se asustaran y, cuando tenía una posición de foto perfecta, el mvl me ha dicho que la tarjeta estaba dañada y que no podía hacer fotos. Un asco, porque esta crónica, sin imágenes, no vale casi para nada.

He estado un ratillo mirando a los arruis, arrastrando la bici con el freno trasero apretado para derrapar y han empezado a moverse. Finalmente, se han dividido en dos grupos y me he quedado sorprendido por la cantidad de ejemplares que iban. Un grupo llevaba muchas más hembras y cabras jóvenes, pero el otro llevaba muchos machos adultos con cuernos enormes y, la verdad, temblaba la ladera de los que eran. Seguro que no me equivoco mucho si digo que había más de 40 entre los dos grupos.

Al llegar a las Antenas el tiempo era ya bastante frío, entraba un montón de niebla y nubes bajas desde la zona de Catí/Rincón Bello y he estado un ratillo arriba esperando que escampara, pero en eso sehan oido dos truenos y cada vez estaba la cosa más oscura, aunque a los lejos se veía todo con sol: la zona de Agost, Alicante, las playas…

Me he arriesgado y he bajado hacia Catí, aunque la lógica decía bajar por donde había subido, que había menos riesgo. Pero no había subido para bajarme por ahí, sino para hacer el descenso bueno, que he hecho casi entero, excepto esa zona intermedia de tanta roca que no me he arriesgado a intentar, y menos yendo solo…

Luego, pues bajada divertida por las pistas, aunque no a tope, porque no me acordaba bien del camino e iba dudando, aunque no me he equivocado en ninguno y he llegado a la VV empezando a oscurecer.

Me he lanzado a todo lo que podía hacia Agost (error no haberme ido por asfalto, pero es que me han vuelto las energías y quería hacer algo más de tierra, aunque fuera por la VV), pero apenas llegaba a los 35 km/h.

Aún recuerdo el día que hicimos la ruta los de Sport Bike y, al ponerme a rueda de un chico de la Vila que vino con los de Rutómetro, le dije de hacer relevos y me dijo que me pusiera a rueda y aguantara. Con un viento en contra de narices, y después de haber subido la Xau esa mañana, el tío me llevaba a más de 37 y bastante hacía con no despegarme. Me recordó aquella anécdota de una Vuelta a España de los 80 en la que, en una etapa de la Sierra deMadrid, Hinault (que no era líder, porque Gorospe había atacado y cogido tiempo el día anterior), atacó casi de inicio para poner las cosas en su sitio y Belda saltó con él. Vicentito le dijo que colaboraran, que el se llevaba la etapa y el Caimán se pondría de líder. El bretón, con el carácter que caracteriza a la gente de aquella zona, le dijo que se pusiera a rueda y, si podía, que aguantara. Y dice Belda que bastante hacía con que el otro no se le fuera. Se pasó toda la jornada luchando por no despegarse hasta en el llano…

Y, sin desviarme más del tema, decir que he llegado a Agost con las últimas luces del día y se me ha hecho denoche llegando a San Vicente. A casa he llegado a las 22:12, para ser exactos, con lo que han salido 4 horitas de ruta y creo que 40 km sólo.

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s